Inagurando nuestro Centro Recolector Leche en San Esteban, Olancho

Me encanta el valle de San Esteban, tengo buenos recuerdos y amigos especiales aquí, y siempre que vengo y veo el paisaje pienso en el tremendo potencial que tiene esta zona.

Cuando hace años instalamos este CREL aquí en San Esteban, pensamos en las más de 500 familias ganaderas que no encuentran quién les compre su leche a precios justos en los meses de invierno. Todos los que estamos en la industria sabemos que desde mayo a septiembre son los meses más críticos, ya que es donde se generan los mayores excedentes de leche.

Desde nuestras oficinas, se ha puesto como meta aumentar la compra de leche en Olancho a 100,000 litros diarios. Esto equivale a invertir más de 300 millones de lempiras anuales en compra de leche en este departamento.

También nos hemos puesto como meta, a mediano plazo, construir aquí en Olancho, una fábrica de quesos con capacidad de exportar a los Estados Unidos y Centroamérica. Con la idea de atender ese mercado de hermanos centro americanos que viven y trabajan haya.

No tenemos duda que este corredor agrícola que conecta la Costa Atlántica con el centro del país, desde Trujillo hasta Tegucigalpa, aumentará el turismo y atraerá más inversiones en el sector agroindustrial de esta zona.

Todos los productores de San Esteban, están bendecidos con estas tierras. Ya que cuentan con una extensión importante de tierra plana, un clima templado y más importante aún, con bastante agua, producto de los ríos que nacen en la Sierra de Agalta.

Conozco personalmente de la capacidad de la gente de esta zona, ya que he trabajado de la mano con ustedes en otros proyectos, y los considero gente noble y con muchas ganas de salir adelante. Por lo que auguro cosas buenas para este valle y para ustedes en años venideros.

Lo que aquí se necesita es generar oportunidades. Por eso, hemos invertido en este centro recolector que se suma a los más de 100 centros recolectores que tenemos a nivel nacional. Que este tipo de iniciativas sirva de ejemplo de lo que podemos hacer juntos los hondureños para sacar adelante nuestro país.

Actualmente recolectamos cerca 1 millón de litros de leche mensuales en Olancho. Y vamos por más. Estamos trabajando en incorporar más productores a este centro y replicar esta misma inversión en la zona de El Patuca. Donde nos han pedido ayuda, ya que producen aproximadamente 50,000 litros de leche diarios.

A todos mis hermanos hondureños, con mucho orgullo les digo, LACTHOSA ha cumplido su palabra. Nos comprometimos hace unos meses mediante el acuerdo ganadero de montar un centro recolector de leche para captar los excedentes, y aquí la tienen frente a ustedes.

El acuerdo que firmamos les garantiza un precio mínimo de compra de la leche, y nos permite ser competitivos en el mercado internacional para poder exportar leche en polvo. Como país e industria, ocupamos poder exportar esta leche para continuar comprando las sobreproducciones. Por eso es que es importante que el país amigo de Taiwán nos brinde esta oportunidad.

Hace unos meses estuve aquí platicando con un gran amigo ganadero y me comento que, a él, le compraban la leche a Lps. 5 por litro en la temporada alta y hay veces no lograba encontrar quién le comprara su sobreproducción.

Hoy gracias a la mejora en la carretera que une este valle con el de bonito oriental, nos es posible montar este CREL y comprarle esta misma leche a un precio 70% mayor al que le pagaban.  

El mismo amigo me contaba que, unas semanas después de que anunciamos la construcción del CREL, los demás compradores de leche mejoraron sus precios de compra a raíz del anuncio. Lo cual, en lo personal, me alegra sobremanera ya que redunda en un beneficio económicos para todos productores de la zona.

Ya vimos lo que le puede hacer nuestra selección nacional a un Costa Rica y a un México, por lo que no veo porque nosotros no podemos hacer lo mismo como industria láctea hondureña compitiendo regionalmente con nuestra leche.

Como hondureño me siento orgulloso de que mi esfuerzo y el de mi gran equipo, llegue hasta las manos de miles de hondureños y centroamericanos que a diario consumen estos productos. A pesar de haber logrado tanto, la misma pregunta siempre redunda: ¿qué más podemos hacer por nuestro País y, sobre todo, por las futuras generaciones?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *