Panorama Económico de Honduras 2018

Comienzo comentándoles que me siento optimista y consideró que todos en la empresa privada hondureña debemos estarlo. Si no continuamos trabajando con optimismo y generando mayores inversiones y empleos, continuaremos en ruta a una polarización social.

Considero que la mayor parte de los problemas sociales que tenemos como país, se deben a la falta de oportunidades de trabajo y aquí es donde está la oportunidad de mejorar.

Hablándoles un poco sobre el tema macroeconómico, el país ha hecho un muy buen trabajo.  Como resultado de esto puedo decirles que:

  1. Se ha reducido el déficit fiscal. Para el 2018 se proyecta un déficit fiscal de 3.4%, levemente inferior a los 3.5% del año pasado. Mayormente porque se ha incrementado la recaudación tributaria.
  2. El crecimiento económico del 2017, pese a la crisis electoral de fin año, alcanzó casi 4.1%. El Banco Central de Honduras proyecta un crecimiento económico para el 2018 entre un 3.7 a 4.1%.
  3. La moneda se ha mantenido estable, el año pasado tuvimos una devaluación casi nula. Esto favorecido por el continuo flujo de remesas familiares y un incremento en el volumen de nuestras exportaciones.
  4. La inflación del ano pasado fue de 4.7%. Para el 2018 se proyecta una inflación de 4.5%.
  5. Los flujos de inversión extranjera directa alcanzaron $1,200 millones de dólares en el 2017, un crecimiento del 8% comparado con el 2016. Se esperan cifras similares para este año.
  6. El gobierno ha invertido en el sector de infraestructura vial y ha tomado medidas que han venido a promover una mayor eficiencia en la gestión aduanera.
  7. El gobierno ha fomentado la inversión en el sector agrícola y junto con la empresa privada, implemento un programa de desarrollo económico denominado Honduras 20/20, en el que cual se traza un plan de trabajo y ruta a seguir en materia de atracción de nuevas inversiones y la focalización de las mismas en varios sectores prioritarios.
  8. El flujo de remesas ha aumentado considerablemente. Se proyecta llegar a US$5 billones anuales en remesas en un año y medio, que representa casi un 23% del PIB. Actualmente son US$12 millones diarios los que entran a nuestra economía en concepto de remesas.
  9. No todo este dinero se va al gasto o consumo, ya que los depósitos en el sistema bancario tuvieron un incremento promedio de 13% en el 2017.

Debido a todos estos factores las evaluadoras de riesgo han subido la calificación al país y por ende disminuyendo con ello el costo de fondeo. Es importante destacar que todo lo anterior ha ido acompañado de una lucha frontal contra el narcotráfico y crimen en general. La tasa de homicidios, por ejemplo, ha bajado en un 50%. En 2012, llego a su pico de 86 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Hoy estamos en 40 y se tiene como meta llegar a una esperanzadora tasa de 10 en los próximos años. Dios mediante lo logremos.

Visualizo… y Dios mediante así sea, un buen año este 2018, ya que el gobierno continuará con lineamientos de desarrollo claros, sus proyectos de inversión pública, específicamente proyectos de infraestructura y un programa masivo de viviendas.

Este mes de marzo, el gobierno en alianza con la banca nacional lanzo un plan de incentivo y subsidio que dinamizara el sector vivienda y atraerá por lo menos 400 millones de dólares en inversión. Esto será de alto impacto debido a los empleos que genera la construcción.

Asimismo, anuncio un importante cambio en la formula de calcular un impuesto sobre la renta del 1.5%, que ayudara a las pequeñas y medianas empresas.

En adición y debido al buen régimen de lluvias que tuvimos el año pasado y este inicio de año, considero que va a ser un buen año para el sector agrícola. Como ejemplo, se estima que lograremos exportar 1 millón más de quintales de café sobrepasando con ello la producción de 10 millones de quintales de café anuales. He aprendido que cuando el café anda bien… Honduras anda bien.

Pese al notorio avance que refleja la economía hondureña y a la mejora del ambiente de seguridad, aún nos queda mucho que lograr. Todos estamos convencidos que un país con estabilidad política y económica brinda ambientes más seguros de inversión y de generacion de empleo.

La meta que tenemos como país, es generar más empleos para con ello mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas y de esta manera contribuir a su desarrollo económico y social. Para ello, necesitamos más inversión, no solo la interna que hacemos como empresa privada local, sino que la extranjera, la que nos puede ayudar a alcanzar cifras de crecimiento económico en el orden de 7 a 8% anual.

Por lo que, en nombre de todos mis compatriotas hondureños, invitamos a todos los empresarios y emprendedores a que nos visiten y vengan a invertir en nuestro país. Honduras les abrirá sus puertas.  

 

Arrancando la Cosecha de Naranjas en Sonaguera, Colón

Desde que tengo memoria, no hay nada más inspirador, que amanecer una hermosa mañana en el campo rodeado de estos naranjales y el poder compartir con el mundo esa emoción y expectativa que todos sentimos al inicio de cada temporada de cosecha.

Ver su esfuerzo y trabajo reflejarse en las ramas de estos arbolitos, cargados con dulces naranjas que pronto terminaran en las mesas de miles de hondureños.

Estimamos que durante los próximos cuatro meses, COFRUTCO comprará 175 millones de naranjas, a más de 2,000 familias citricultoras de este valle. Mediante la compra de sus naranjas, le inyectamos a la economía de Colón, más de 80 millones de lempiras.

Actualmente somos una empresa orgullosamente hondureña, que lleva más de 22 años de estar trabajando, junto y de la mano con ustedes, en el fortalecimiento del sector citrícola.

Instalamos esta planta aquí en Sonaguera, pensando en 2,000 familias citricultoras que se benefician de esta industria. Pensando en el impacto positivo que tienen los 1,000 empleos directos que generamos como empresa citrícola.

Sintámonos orgullosos, socios citricultores, de que estas naranjas que se producen con gran esfuerzo y sudor diario, se utilizan para producir concentrado de jugo de naranja de excelsa calidad. Que luego es exportado hacia Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe, en donde finalmente termina en los hogares de miles de consumidores. Personas que con cada sorbo que le dan al jugo, se toman un pedacito de estas tierras. Un pedacito de nuestra Honduras.

Lo que nuestro país necesita, es generar más oportunidades de inversión y empleos. Por eso, desde nuestra planificación nos hemos puesto como meta la siembra de 2,000 manzanas más de fincas de naranja en el valle del Alto Aguán. Buscando con ello promover, motivar e incentivar a más citricultores independientes de esta zona para que hagan lo mismo. Esta inversión ronda 500 millones de lempiras y más importante aún esperamos genere 300 empleos directos y 900 empleos indirectos pero es, sin duda alguna, una inversión que nos llena y enorgullece.

Que este tipo de iniciativa, sirva de ejemplo de lo que podemos hacer juntos los hondureños para sacar adelante nuestro país. Trabajando de la mano Gobierno, empresa privada y los productores: Uno de los pilares más importantes para la economía de nuestro país.

Que no quede duda: el sector productivo en el campo es el que nos va a impulsar por encima del crecimiento económico que ya tenemos actualmente de un 4.5%. En Honduras tenemos que apostar por nuestros productores. Apostar porque les vaya bien y que sigan invirtiendo y creciendo en su volumen de producción de naranjas. Ya que, entre más eficientes sean nuestros productores, entre más naranjas nos entreguen, más competitivos podremos ser nosotros como industria.

Este es nuestro tiempo y hay que aprovecharlo. Ya vimos lo delicado que son los efectos del cambio climático. Ya vimos los efectos que han tenido los huracanes de Florida en la cosecha de naranjas de ese país. Y, ¿por qué no decirlo? Estamos viviendo en carne propia los riesgos de un sistema político inestable. Por lo que, y a pesar de que somos un país pequeño, nunca olvidemos que estamos bendecidos con estas tierras fértiles y rodeadas de agua en abundancia. Es nuestro deber seguir poniéndolas a trabajar para el beneficio de esta y futuras generaciones.

Ya que somos nosotros, los hondureños, los que vamos a sacar adelante este país. Nadie va a venir de afuera a hacerlo por nosotros. Continuemos asumiendo esta responsabilidad cada uno de nosotros, de invertir de acuerdo a nuestra capacidad, para generar los empleos que tanto se necesitan. De ser agentes catalizadores para el desarrollo sostenible de este pedacito de tierra que me vio nacer.

Sello estas líneas con unas palabras de agradecimiento. Gracias Honduras. Muchas gracias por el apoyo e impulso dado al sector agrícola. Gracias por implementar un programa agresivo de inversión en obras de infraestructura, como ser carreteras y puertos. Gracias a su Gobierno por mejorar nuestro de entorno de seguridad. Gracias por crear las condiciones necesarias que requerimos para poder generar más inversión en el país.

Inagurando nuestro Centro Recolector Leche en San Esteban, Olancho

Me encanta el valle de San Esteban, tengo buenos recuerdos y amigos especiales aquí, y siempre que vengo y veo el paisaje pienso en el tremendo potencial que tiene esta zona.

Cuando hace años instalamos este CREL aquí en San Esteban, pensamos en las más de 500 familias ganaderas que no encuentran quién les compre su leche a precios justos en los meses de invierno. Todos los que estamos en la industria sabemos que desde mayo a septiembre son los meses más críticos, ya que es donde se generan los mayores excedentes de leche.

Desde nuestras oficinas, se ha puesto como meta aumentar la compra de leche en Olancho a 100,000 litros diarios. Esto equivale a invertir más de 300 millones de lempiras anuales en compra de leche en este departamento.

También nos hemos puesto como meta, a mediano plazo, construir aquí en Olancho, una fábrica de quesos con capacidad de exportar a los Estados Unidos y Centroamérica. Con la idea de atender ese mercado de hermanos centro americanos que viven y trabajan haya.

No tenemos duda que este corredor agrícola que conecta la Costa Atlántica con el centro del país, desde Trujillo hasta Tegucigalpa, aumentará el turismo y atraerá más inversiones en el sector agroindustrial de esta zona.

Todos los productores de San Esteban, están bendecidos con estas tierras. Ya que cuentan con una extensión importante de tierra plana, un clima templado y más importante aún, con bastante agua, producto de los ríos que nacen en la Sierra de Agalta.

Conozco personalmente de la capacidad de la gente de esta zona, ya que he trabajado de la mano con ustedes en otros proyectos, y los considero gente noble y con muchas ganas de salir adelante. Por lo que auguro cosas buenas para este valle y para ustedes en años venideros.

Lo que aquí se necesita es generar oportunidades. Por eso, hemos invertido en este centro recolector que se suma a los más de 100 centros recolectores que tenemos a nivel nacional. Que este tipo de iniciativas sirva de ejemplo de lo que podemos hacer juntos los hondureños para sacar adelante nuestro país.

Actualmente recolectamos cerca 1 millón de litros de leche mensuales en Olancho. Y vamos por más. Estamos trabajando en incorporar más productores a este centro y replicar esta misma inversión en la zona de El Patuca. Donde nos han pedido ayuda, ya que producen aproximadamente 50,000 litros de leche diarios.

A todos mis hermanos hondureños, con mucho orgullo les digo, LACTHOSA ha cumplido su palabra. Nos comprometimos hace unos meses mediante el acuerdo ganadero de montar un centro recolector de leche para captar los excedentes, y aquí la tienen frente a ustedes.

El acuerdo que firmamos les garantiza un precio mínimo de compra de la leche, y nos permite ser competitivos en el mercado internacional para poder exportar leche en polvo. Como país e industria, ocupamos poder exportar esta leche para continuar comprando las sobreproducciones. Por eso es que es importante que el país amigo de Taiwán nos brinde esta oportunidad.

Hace unos meses estuve aquí platicando con un gran amigo ganadero y me comento que, a él, le compraban la leche a Lps. 5 por litro en la temporada alta y hay veces no lograba encontrar quién le comprara su sobreproducción.

Hoy gracias a la mejora en la carretera que une este valle con el de bonito oriental, nos es posible montar este CREL y comprarle esta misma leche a un precio 70% mayor al que le pagaban.  

El mismo amigo me contaba que, unas semanas después de que anunciamos la construcción del CREL, los demás compradores de leche mejoraron sus precios de compra a raíz del anuncio. Lo cual, en lo personal, me alegra sobremanera ya que redunda en un beneficio económicos para todos productores de la zona.

Ya vimos lo que le puede hacer nuestra selección nacional a un Costa Rica y a un México, por lo que no veo porque nosotros no podemos hacer lo mismo como industria láctea hondureña compitiendo regionalmente con nuestra leche.

Como hondureño me siento orgulloso de que mi esfuerzo y el de mi gran equipo, llegue hasta las manos de miles de hondureños y centroamericanos que a diario consumen estos productos. A pesar de haber logrado tanto, la misma pregunta siempre redunda: ¿qué más podemos hacer por nuestro País y, sobre todo, por las futuras generaciones?

Generemos más empleos

,

Continuemos pensando de manera positiva, reconociendo las cosas buenas que están pasando en nuestro país. Aprovechemos este momento para impulsar una gran transformación nacional, ya que de todos nosotros depende seguir construyendo país.

En materia económica el Gobierno ha reducido el déficit fiscal, estabilizado la moneda, incrementado la recaudación tributaria, ordenado las aduanas e invertido en infraestructura vial, como ser, carreteras. También ha fomentado la inversión en el sector agropecuario y ha definido una visión de país y plan de nación bajo el programa 20/20, entre otros logros.

Sé que todavía tenemos muchos retos por resolver. Siento que el más importante es la necesidad de generar más empleos. Aquí es donde debemos concentrar nuestros esfuerzos y continuar contribuyendo como empresa privada.

La empresa privada es de gran importancia para el desarrollo del país, ya que le genera ingresos al Estado por medio de los impuestos que paga y, más importante aún, porque constituye la mayor fuente de empleo. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 82% de los empleos en nuestro país son generados por el sector privado.

El sector privado lo conforman tanto las empresas grandes como todas las personas que trabajan por su propia cuenta. Incluye desde los pequeños agricultores que siembran su parcelita de tierra para subsistir, como a empresas industriales que cultivan grandes extensiones tierra para exportar productos. Todos somos emprendedores y jugamos un rol importante para la economía de nuestro país.

Creo con firmeza que lo que más necesitamos los hondureños en este momento es generar más empleos. Para ello requerimos inversión, y ésta va muy de la mano con ese sentimiento de confianza y de seguridad en las personas que nos dirigen y en las instituciones del Gobierno ya que cuando se cuenta con seguridad jurídica, seguridad política y seguridad personal el sector privado continúa invirtiendo.

Según encuestas del INE de junio del 2016, 3.9 millones de hondureños conforman la Población Económicamente Activa (PEA), o sea, un 45% de todos nuestros compatriotas, de los cuales 3.65 millones cuentan con empleo y unos 291,000 hondureños se encuentran, lamentablemente, sin trabajo. Esto significa que hay una tasa de desempleo del 7.38% de la PEA, la mayoría (61.3%) siendo jóvenes menores de 25 años.

Existen en el país 421,429 personas con subempleo visible, es decir, que aun contando con empleo, trabajan menos de 36 horas a la semana y desean trabajar más. Existen 1,614,174 personas con subempleo invisible, es decir, que aun contando con empleo y trabajando más de 36 horas todavía tienen ingresos inferiores a un salario mínimo. Por ende, la tasa nacional de subempleo invisible es de 44.2%.

Por tanto, nuestro principal objetivo no sólo debe ser reducir el desempleo sino generar los tipos de empleos que permitan, como mínimo, un nivel de ingreso igual o superior al salario mínimo.

Se calcula que 75 mil nuevos profesionales egresan anualmente del sistema de educación pública y privada, tanto de secundaria como de nivel superior. Se estima que se generan anualmente 60,000 nuevas plazas de empleos, dejándonos un déficit anual de 15,000 personas que no logran conseguir trabajo.

En enero del 2018 vence el Estatus de Protección Temporal (TPS) brindado por el Gobierno de Estados Unidos, esto implica que aproximadamente 56,650 compatriotas regresarán a nuestro país en búsqueda de empleo.

Todo lo anterior refuerza la urgente necesidad que tenemos como país de crear estas nuevas fuentes de trabajo, así como la importancia de aunar esfuerzos Gobierno y sector privado para crear las condiciones necesarias para generar más inversión en el país. El Gobierno está haciendo su parte con un programa agresivo de inversión en infraestructura. El sector privado hondureño también aporta ya que, según el Banco Central de Honduras, la fuente principal de inversión del país sigue siendo -en un 69,4%- la reinversión de utilidades de las empresas ya establecidas en nuestro país.

Protejamos los empleos que ya tenemos y las industrias que los generan. Protejamos las empresas hondureñas y foráneas que generan estos trabajos y continúan creyendo e invirtiendo en nuestro país.

Somos nosotros, los hondureños, los que vamos a sacar adelante nuestro país. Nadie va a venir de afuera a hacerlo por nosotros. Continuemos asumiendo esta responsabilidad de invertir cada uno de nosotros de acuerdo a nuestra capacidad para poder generar esos empleos que tanto necesitamos. Somos un país pequeño pero bendecido con interminables recursos naturales y, más importante aún, lleno de gente trabajadora y con voluntad de salir adelante.

¡Ánimo!

por Luis Jose Kafie