Despidiendo a mi Abuelo

Hablar de Don José Hasbun es hablar de un hombre visionario, perseverante, trabajador, práctico, sencillo y bondadoso.

Un audaz emprendedor.  Un hombre honesto y luchador.  Un hombre positivo.

Nunca se quejó. Cuando uno le preguntaba cómo se sentía, a sus 88 años, él siempre contestaba “muy bien”.

Tenía un gran espíritu que nos contagiaba a todos. Si él a su edad no se queja de los problemas, ¿como podíamos tener el valor nosotros de quejarnos de los nuestros?

Mi abuelo, nos deja un enorme ejemplo de Trabajo. De él aprendimos que las cosas no se hacen solas, sino que hay que trabajar y esforzarse para conseguirlas. Él decía: “el que quiera tener, que trabaje”.

Su niñez lo marcó de por vida, ya que desde los 11 años y sin haber terminado tercer grado, comenzó a trabajar. Luchó por mantener a su familia y, con ell,o asegurarnos a sus hijos y nietos una educación y un futuro.

Era un hombre de carácter fuerte, pero lo tenía que ser ya que en él recaía una gran responsabilidad. Por esta razón, siempre tuvo el trabajo como su prioridad. Sin tener estudios ni conocimientos previos se convirtió en un gran ingeniero y constructor. Fundando Urbanizaciones Hasbun en 1960 y, con ello, afrontando importantes desafíos: como el haber desarrollado y construido más de 6,000 viviendas en nuestra capital.

Mi abuelo tenía un gran corazón. Nos enseñó que nosotros somos el artífice de nuestro futuro y que hay que luchar por ello. Era raro verlo tomar un día de descanso y por eso quizá no lo mirábamos tanto como hubiésemos querido, pero sé que él se sentía orgulloso de todos nosotros.

De él, heredamos la vena de constructores, su dinamismo, perseverancia y sobre todo voluntad de nunca rendirnos. Él nos demostró que todo era posible y que en el camino siempre se arreglaba la carga.

Su ejemplo nos deja marcados a todos. Le damos gracias por habernos formado con valores y principios.

Nos hará mucha falta. Siempre recordaremos las canastas de verduras frescas que nos mandaba todos los sábados a casa de sus hijos. Era su manera de demostrarnos constancia, expresión familiar y amor.

Debemos sentirnos tranquilos que ya está en cielo reunido con mi abuela y todos aquellos que han marchado antes de él. Desde allá arriba nos protegerá e iluminará nuestros caminos.

Me despido de una grandísima persona que, con su trayectoria de vida, deja un legado de apostar por nuestros sueños y dedicarnos a trabajar para lograrlos.  Siempre procurando mantener un balance entre la salud, el trabajo y la familia.

Hasta pronto, Abuelo Chepe….

Generemos más empleos

,

Continuemos pensando de manera positiva, reconociendo las cosas buenas que están pasando en nuestro país. Aprovechemos este momento para impulsar una gran transformación nacional, ya que de todos nosotros depende seguir construyendo país.

En materia económica el Gobierno ha reducido el déficit fiscal, estabilizado la moneda, incrementado la recaudación tributaria, ordenado las aduanas e invertido en infraestructura vial, como ser, carreteras. También ha fomentado la inversión en el sector agropecuario y ha definido una visión de país y plan de nación bajo el programa 20/20, entre otros logros.

Sé que todavía tenemos muchos retos por resolver. Siento que el más importante es la necesidad de generar más empleos. Aquí es donde debemos concentrar nuestros esfuerzos y continuar contribuyendo como empresa privada.

La empresa privada es de gran importancia para el desarrollo del país, ya que le genera ingresos al Estado por medio de los impuestos que paga y, más importante aún, porque constituye la mayor fuente de empleo. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 82% de los empleos en nuestro país son generados por el sector privado.

El sector privado lo conforman tanto las empresas grandes como todas las personas que trabajan por su propia cuenta. Incluye desde los pequeños agricultores que siembran su parcelita de tierra para subsistir, como a empresas industriales que cultivan grandes extensiones tierra para exportar productos. Todos somos emprendedores y jugamos un rol importante para la economía de nuestro país.

Creo con firmeza que lo que más necesitamos los hondureños en este momento es generar más empleos. Para ello requerimos inversión, y ésta va muy de la mano con ese sentimiento de confianza y de seguridad en las personas que nos dirigen y en las instituciones del Gobierno ya que cuando se cuenta con seguridad jurídica, seguridad política y seguridad personal el sector privado continúa invirtiendo.

Según encuestas del INE de junio del 2016, 3.9 millones de hondureños conforman la Población Económicamente Activa (PEA), o sea, un 45% de todos nuestros compatriotas, de los cuales 3.65 millones cuentan con empleo y unos 291,000 hondureños se encuentran, lamentablemente, sin trabajo. Esto significa que hay una tasa de desempleo del 7.38% de la PEA, la mayoría (61.3%) siendo jóvenes menores de 25 años.

Existen en el país 421,429 personas con subempleo visible, es decir, que aun contando con empleo, trabajan menos de 36 horas a la semana y desean trabajar más. Existen 1,614,174 personas con subempleo invisible, es decir, que aun contando con empleo y trabajando más de 36 horas todavía tienen ingresos inferiores a un salario mínimo. Por ende, la tasa nacional de subempleo invisible es de 44.2%.

Por tanto, nuestro principal objetivo no sólo debe ser reducir el desempleo sino generar los tipos de empleos que permitan, como mínimo, un nivel de ingreso igual o superior al salario mínimo.

Se calcula que 75 mil nuevos profesionales egresan anualmente del sistema de educación pública y privada, tanto de secundaria como de nivel superior. Se estima que se generan anualmente 60,000 nuevas plazas de empleos, dejándonos un déficit anual de 15,000 personas que no logran conseguir trabajo.

En enero del 2018 vence el Estatus de Protección Temporal (TPS) brindado por el Gobierno de Estados Unidos, esto implica que aproximadamente 56,650 compatriotas regresarán a nuestro país en búsqueda de empleo.

Todo lo anterior refuerza la urgente necesidad que tenemos como país de crear estas nuevas fuentes de trabajo, así como la importancia de aunar esfuerzos Gobierno y sector privado para crear las condiciones necesarias para generar más inversión en el país. El Gobierno está haciendo su parte con un programa agresivo de inversión en infraestructura. El sector privado hondureño también aporta ya que, según el Banco Central de Honduras, la fuente principal de inversión del país sigue siendo -en un 69,4%- la reinversión de utilidades de las empresas ya establecidas en nuestro país.

Protejamos los empleos que ya tenemos y las industrias que los generan. Protejamos las empresas hondureñas y foráneas que generan estos trabajos y continúan creyendo e invirtiendo en nuestro país.

Somos nosotros, los hondureños, los que vamos a sacar adelante nuestro país. Nadie va a venir de afuera a hacerlo por nosotros. Continuemos asumiendo esta responsabilidad de invertir cada uno de nosotros de acuerdo a nuestra capacidad para poder generar esos empleos que tanto necesitamos. Somos un país pequeño pero bendecido con interminables recursos naturales y, más importante aún, lleno de gente trabajadora y con voluntad de salir adelante.

¡Ánimo!

por Luis Jose Kafie

Lo que aprendí de Trump

Recién termine de leer el libro “Arte del Trato”, coescrito por el Presidente Trump en 1987. Lo considero de lectura obligada para aprender mas sobre el presidente #45.

Ayuda a entender su manera de pensar y quizá inclusive prever sus futuras decisiones en temas geopolíticos que nos competen en la región.

Paso a resumirle algunos puntos que considere interesantes. La traducción al español es propia.

“La clave final para la manera en que promuevo es bravado. Juego a las fantasías de la gente. La gente no siempre puede pensar grande por sí mismos, pero todavía puede sentirse muy emocionado por aquellos que lo hacen. Por eso un poco de hipérbole nunca afecta. La gente quiere creer que algo es lo más grande y lo mejor y lo más espectacular.

Lo llamo hipérbole veraz. Es una forma inocente de exageración – y una forma muy efectiva de promoción.”

“…buena publicidad es preferible a la mala, pero desde una perspectiva de fondo, mala publicidad es a veces mejor que ninguna publicidad en absoluto. La controversia, en definitiva, vende.”

Estas líneas explican la novedosa campana política que emprendió. Su lema de “Make América Great Again”, la idea de construir un gran muro y porque en ocasiones es tan controversial.

Continuo…

“Entré y les pedí el mundo – una concesión de impuestos sin precedente – bajo la asunción de que incluso si me recortan, el ahorro podría, quizá, ser lo suficiente.”

Ideología que lo caracteriza. La vemos reaparecer recientemente cuando propuso recortar los impuestos corporativos en USA al 15% del 35% actual. Presumo, asume que el senado y congreso Americano le aprobarán quizá un recorte mucho menor. En resumen, pide mas haya de lo que se daría por satisfecho recibir. Una costumbre muy común de cualquier comerciante.

“Lucho cuando siento que me están fregando, aunque sea costoso y difícil y muy arriesgado.”

“Las únicas personas que acosan los bullies son las que saben que pueden vencer. Enfréntate a una persona fuerte y competente, y él luchará más duro que nunca. Enfréntate a un bully y en la mayoría de los casos se doblará como una baraja de cartas.”

Estas líneas explican, quizá, porque la renegociación del TLC con México versus haber comenzado con enfocarse en reducir la balanza comercial negativa que sostiene Estados Unidos con China.

Continuo…

“Otros parecen haber llegado a la conclusión de que el enfoque más seguro para proteger sus puestos de trabajo es dejar de tomar decisiones de cualquier tipo: al menos no se les puede acusar de infringir la ley. El problema es que cuando los funcionarios de un gran gobierno municipal dejan de tomar decisiones, obtienen el equivalente burocrático del bloqueo. La deshonestidad es intolerable, pero la inacción y la incompetencia pueden ser igual de malas.”

Atinado comentario sobre la importancia de mantener un balance entre el clamor popular de mayor transparencia en actuaciones y decisiones de los gobiernos pero teniendo cuidado que no a consecuencia de fomentar un temor en la toma de decisiones. El funcionario publico debe tomar decisiones a diario, de ello depende el progreso de nuestros países. Cuando estas decisiones se dejan de tomar por miedo a ser cuestionadas públicamente o para evitar posibles repercusiones políticas o enjuiciamientos sin fundamento posteriores, se puede considerar que tendremos como resultado un país estancado.

En fin, debemos de entender que a la hora de gobernar, se deben tomar decisiones. No se puede esperar. Afrontando la realidad que no todas de ellas serán populares. Solo el que no toma decisiones no se equivoca.

Empresa privada y gobiernos deben de continuar trabajando de la mano, en constante dialogo y buscando consenso para poder aconsejar en donde se puede mejorar. Velar siempre por el respeto la independencia de los poderes del estado y al marco jurídico ya que sirven de balance y contrapeso. Asimismo, la sociedad civil y los medios de comunicación continuar rol de observadores responsables y auditores independientes.

En cuanto al ámbito empresarial me gustaron estos dos consejos que da.

“El liderazgo es quizás la clave para hacer cualquier trabajo…”

“Hasta el día de hoy, cuando siento que un contratista me está cobrando demasiado, recogeré el teléfono, aunque sea sólo por $ 5,000 o $ 10,000, y me quejaré. La gente me dice: “¿Por qué te molestas por unos cuantos dólares mas?” Mi respuesta es que el día en que no pueda recoger el teléfono y hacer una llamada de veinticinco centavos para ahorrar $ 10.000 es el día que voy a cerrar mi tienda.”

Este ultimo me recuerda a mi abuelo Chito y un refrán que solía repetir. “Cuida los centavos hijo, ya que los pesos se cuidan solos.” Sabio consejo que todo emprendedor debe seguir.

por Luis Jose Kafie

Un Abrazo

El abrazo de un hijo es de los remedios mas poderosos que tenemos al alcance en nuestro hogar. Todos los que tenemos la bendición de ser padres, lo reconocemos. Por mas cansados que lleguemos a casa, por más problemas que tengamos en el trabajo o de salud; no hay remedio más poderoso que un fuerte abrazo.

Ese momento que nos permite cerrar los ojos y olvidar, por unos instantes, todos nuestros problemas y sentir la urgente necesidad de simplemente dar gracias a Dios. Dar gracias a Dios por ese momento, dar gracias a Dios porque tenemos una familia que nos quiere, porque tenemos un trabajo, porque tenemos un hogar y por todo aquel montón de cosas sencillas en la vida que se nos va por alto reconocer.

No debemos permitir que los problemas nos cambien nuestro espíritu. Debemos de recargar energías mediante estos abrazos, pensar siempre positivamente y seguir adelante con humildad. Ya que el futuro de nuestros hijos, el futuro de nuestras familias y el futuro de nuestro país está en nuestras manos. Paciencia y perseverancia ante toda adversidad, dando gracias a Dios por todas aquellas cosas buenas.
Lo problemas, tal como el sol, siempre nos acompañarán. Por lo que aprovechemos esos abrazos, que nunca se gastaran.

por Luis Jose Kafie
30 de Junio de 2017